Páginas vistas en total

lunes, 20 de agosto de 2012

Déjame.


Déjame,
ser nostalgia de tu pasado,
juez y parte de tus celos,
de tanto como te amo,
me culpo y por ellos muero.

Déjame,
ser lágrima en tu lagrimal,
luna sobre tu tejado,
tango de tu arrabal,
pecado de tu pecar.

Déjame,
subir a tu poesía,
ser tu estrofa y tu prosa,
envolverme en tus sonetos,
ser tu verso y tu rima.

Déjame,
ser el secuestrador de tus sueños,
para vivir eternamente en ellos,
ser el rehén de tus labios,
de tus besos y de todos tus "te quieros"


8 comentarios:

Eratalia dijo...

Este poema no puede estar sin comentarios ni un minutillo más. Aquí estoy para decirte lo bellísimo que me ha parecido.
Un gusto leerte, Cesar.

Duende Verde dijo...

Gracias Maria José!!
El gusto es mío de ver tu huella siempre!
Besos!!

Lyliam dijo...

Pues aquí estoy con mi zapato a dejarte la mía Cesar, quién se resiste a decirte lo bello que escribes de sentimientos amigo. Siempre un gusto leerte amigo querido.
Una mierda el asunto de las letrassssssssss, que no veoooooo jajajjajajaj

Ethel H Rodriguez dijo...

En estos tiempos ser secuestrador es peligroso, pero asi de sueños es divino!! Letras hermosas y llenas de amor querido César, un abracito !!!

Luna de Acuario dijo...

César, hace tiempo que no entro en tu morada.¡con lo bien que se está aquí!... qué bonito esribes, esa sensibilidad tuya para crear estos versos...qué quieres que te diga, me encanta.
Me detengo en este, pero sigo leyéndote.
Besitos, querido amigo.

Duende Verde dijo...

Jajajaja... mi querida Ly!!
Siempre dejas un bello comentario mi querida amiga!!
Mil besos!!

Duende Verde dijo...

Mi querida Ethel!!
Siempre estás ahí, te lo agradezco de corazón!!
Mil besos!!

Duende Verde dijo...

Estás en tu casa mi querida Maria José!!
Gracias por tu cariño siempre!!
Mil besos!!