Páginas vistas en total

miércoles, 5 de septiembre de 2012

De Mi...para Ti.

En cuánto te supe en mi corazón,
lo decoré de rosas para ti,
adornando de estrellas fugaces,
todas mis noches de invierno.

La distancia que nos unió,
al mismo tiempo nos alejó,
más el recuerdo que dejaste en mí,
nada ni nadie lo borrará jamás,
nuestro ayer, nuestro hoy,
y ese mañana que quizás vendrá.

Ahora, que mis lágrimas lloran tu ausencia,
sentado en la orilla de tu mar,
ésa que cada noche te dibujaba en mi mente,
para nombrarte entre susurros de olas del mar,
las mismas que acarician mi piel,
y con un grito en mis silencios te dicen ven.

Mis sueños hilvanan cada noche,
cada uno de nuestros momentos,
mientras trepan al balcón de tu cielo,
pintando de acuarela cuándo de tus labios sale,
cada uno de tus "te quieros".


sábado, 1 de septiembre de 2012

Dúo de Corazones,



Dueto César / Rubhyo.
Tu linda amistad vive en mi corazón por siempre!



Eres como ese perfume de mujer
que se impregna en la piel
y abriga el alma cual primavera

llameante en los morenillos del tiempo.

(César)


Eres resplandor de verano,

abrazo nocturno en el ocaso del invierno,
eres como el aliento del alba despertando

en mi boca el deseo de un beso.

(Rubhyo)


Tus labios que rozan los míos
son susurro de viento que los acaricia,
son la Luna en mi ventana,
un canto de amor,
una catarata de sentimientos

agolpados en mi corazón.

(César)


Dulcemente tus labios recorren

la desnudez de mi sonrisa,

y ante la melodía celestina de la noche,

ante el manto secreto de una estrella…

nuestros labios sellan en la consumación de un beso,

un Edén de anhelos, paraíso etéreo de sueños eternos.

(Rubhyo)






Vivo impregnado de ti todos los días de mi vida,
porque el amor que te profeso, es tanto, tanto,
que un sin ti, un minuto sin ti en la eternidad
es un "sin sentido" en toda mi existencia.

(César)


En los segundos sin fin habito en el tabernáculo

de tu corazón, refugio que guarda los minutos

escritos de mi alma enamorada, aposento alto de

las horas donde nunca muere el aroma de mi amor.

(Rubhyo)



En cada instante de mi existencia estás

dentro de mi corazón y me aferro a él

para cerrar sus puertas y de ahí no salgas jamás.

(César)


Extravía las llaves del tiempo

y dejemos que las alas en su voluntad,

reposen peregrinas en el tiritar de nuestro cielo…

(Rubhyo)